1.07.2015

5 estrategias infalibles para mejorar tus ventas

Cada vez los mercados son más competidos, por eso el departamento de ventas debe tener muy presentes las siguientes estrategias para conseguir a los prospectos adecuados y mejorar significativamente las ventas.

Mejora tu efectividad

Puedes medir tu efectividad por el tipo de clientes que tienes, ¿realmente estás llegando al público adecuado? El departamento de ventas debe tener muy claro cuáles son los prospectos adecuados para así evitarse pérdida de tiempo en presentaciones, llamadas y citas que quiten recursos a la empresa.

Conoce a tus prospectos

Antes de contactar a cualquier cliente debes hacer una investigación de quién es la persona con la que se va a tratar y de qué manera tus productos o servicios son la solución a sus necesidades o problemas. También debes hacer una investigación de la industria, qué lugar ocupan en su ramo y cuáles son las oportunidades de mejora de la empresa o cliente con el que vas a tratar. Así, además de no perder tu tiempo, aumentas la probabilidad de éxito en la venta.

Revisa lo que hace la competencia

Visita sus sitios web y analiza su propuesta de valor y la manera como entregan sus productos o servicios. Invierte tiempo para conocer a tu competencia, fíjate en lo que están haciendo y mantente actualizado. Asiste a exposiciones comerciales y eventos que tus consumidores consideren importantes, además de mantenerte informado podrás hacer networking.

Sé detallista

En el detalle está la diferencia. Si dos proveedores ofrecen exactamente las mismas funcionalidades, el cliente va a preferir el que tenga un detalle distintivo, ya sea la calidad en el diseño, la facilidad de uso o cualquier distintivo. Aprende a escuchar las necesidades de tu cliente y cuando sea tu turno de hablar enfócate en describirles los detalles de tu producto o servicio que más se ajusten a lo que buscan.

No dejes ir a tu cliente

De ser posible instaura un departamento de recuperación de cuentas. Es más fácil mantener a un cliente contento que conseguir clientes nuevos. Además, es más factible que este mismo cliente quiera adquirir nuevos servicios con nosotros si lo hemos tratado como se merece. Haz llamadas esporádicas para preguntarle cómo se ha sentido con tu servicio o qué oportunidades de mejora hay en tus productos.