5.30.2014

Emoticons y abreviaturas: ¿Corrupción del idioma?

Emoticon
Emoticons: un fenómeno de adaptación.
El uso de las nuevas tecnologías informáticas han modificado los hábitos de la sociedad. Tal cual pasó con la Radio y la TV en su momento. Hagamos una reseña histórica:

Para ser más precisos, cuando la telefonía móvil se anexó las funciones del “beeper” y comenzó a abaratarse… corrió a gran velocidad  la miniaturización de los aparatos y dejó de ser un lujo para convertirse en un básico. En este proceso y el uso preferencial por costo de los mensajes sms dio pauta a retomar la abstracción del lenguaje para decir mucho en poco espacio tal cual ocurría con el telégrafo en otras épocas.

De hecho, los primeros emoticones no son de esta era digital sino del año 1857 (ver historia de emoticones) y los primeras expresiones populares no tardaron en aparecer: LOL , XOXO, lo que hoy día conocemos como texting. De ahí, podemos adjudicarle a la mensajería instantánea y los chats rooms la proliferación y el boom de los 90’s que significó sobre todo para las generaciones nativas de la internet: sonrisa :-)  tristeza :-(  boca chueca :-S   guiño ;-)  beso  :-*  llanto :’-(

Desde este punto, no se puede decir que el uso de emoticones rompe con la gramática puesto que no son verbos ni existe sintaxis. Son íconos que representan emociones. Y hasta se puede afirmar que mejora la comunicación pues amplía a las limitantes expresiones de admiración o interrogación de los signos (? y !) como cuando se quiere expresar sarcasmo.

Por otro lado, tenemos el uso de las abreviaturas excesivas y la abstracción. Esta forma de escritura se utiliza relativamente poco en los países de lengua española (“pq”, “xq” o “xk” = “¿Por qué?”, y algún otro caso), pero ha tenido un éxito notable en lenguas francesa y anglosajona.

Es aquí donde existe el verdadero conflicto. Los usos de mayúsculas y minúsculas en una palabra y la pérdida de la puntuación y la gramática subordinada a la fonética generan un estilo como si se tratase de grafiti virtual ( ola k ase? / Hola, ¿qué hace? - o see me nKnTa / Oh si, me encanta )
Como comenta Ignacio Bosque de la RAE “El peligro que yo veo es si no se mantiene ese uso, o moda, en el teléfono móvil o el chat y se incorpora a otros ambientes, como, por ejemplo, contestar un examen formal escrito, pero creo que los jóvenes son conscientes de que son instancias distintas” (ver + info)
Concluyendo, todo lo que sea para “sumar” beneficios en la comunicación sea bienvenido pero si “resta” y genera “ruido” debe mantenerse la regla (la ortografía) para que el sistema de códigos de nuestro lenguaje siga siendo funcional.
 / foto: www.aromadecafe.es